23/11/12

Una consulta sorprendente



Creo que es interesante dar a conocer la consulta que recientemente me ha hecho la madre de uno de mis alumnos y lo que le he respondido, aunque por respeto a la privacidad de la persona que me ha escrito no diré su nombre:

Hola D. Dani:
Quisiera pedirle consejo para ver cómo puede conservar mi hija (12 años) un murciélago muerto. Lo encontró ya muerto, lo tuvo 2 días envuelto en papel de plata en una mochila y ya en casa lo abrió un poco y por fin lo metió en un tarro con alcohol. Desde entonces lo tenemos expuesto en la cocina, con el correspondiente tufo (mezcla de podrido y alcohol) y la esperpéntica visión del murciélago, con el pelillo medio flotando, cada vez que me acerco al microondas (ahora que por fin ya había retirado los huesos de vaca, dientes de cabra, ojos y púas de erizo...)
Como sabe que es muy difícil disecarlo, ¿qué puede hacer? Por favor, según lo que me indique, si no le importa, detalle dónde puedo encontrar los productos necesarios.
Y ya de paso, ¿sabe dónde se imparte algún curso, taller... dirigido a niños donde puedan estudiar y experimentar con animales? A ella le encantaría pero a quien le he preguntado me dice que es demasiado pequeña.
Muchas gracias,
(...)

Estimada (…),
no es nada recomendable recoger animales muertos, y mucho menos si son mamíferos (como es el caso del murciélago) ya que tenemos sistemas inmunitarios parecidos y nos podrían transmitir alguna enfermedad. Por otro lado, si ya estaba muerto y luego ha estado dos días más en casa, por muy envuelto en papel de plata que esté, habrá avanzado bastante en su descomposición, se le desprenderá el pelo y aparecerán gusanos de los que luego se convierten en moscardones gordos y peludos. El alcohol no es buen conservante, se suele utilizar formol. Pero es un producto muy tóxico y no es conveniente que lo manipulen menores. Yo conseguí que me vendieran un litro de formol en una farmacia mientras estudiaba la carrera, pero tuve que dar muchas explicaciones al farmacéutico. Ahora si necesito cosas raras puedo comprarlas, en nombre del colegio, en empresas especializadas en material para laboratorio. De todas formas, se me ocurre algo interesante que se puede hacer con los restos mortales del pobre bicho. Si se cuece a fuego lento (en un cazo barato, pequeño y que nunca más se vaya a utilizar para hacer la comida) será más fácil separar la carne para luego montar el esqueleto. Para blanquear los huesos se pueden dejar en remojo en agua con un poquitín de lejía.
No conozco ningún taller específico de naturaleza, pero sí puedo recomendarle bibliografía. Ahora que se acercan las Navidades puede ser una buena ocasión para hacerse con la "Guía del Naturalista" de Gerald Durrell. Seguro que hará las delicias de su hija, pues en ese libro se enseñan multitud de cosas que hacer, tanto en el campo como en casa, con plantas y animales, con bichos vivos o muertos.
Por último, si le sirve de ayuda mi experiencia personal, a los 14 años sustituí mi afición de capturar insectos, lagartijas, ranas o culebras por la de fotografiarlos... y más tarde por la de hacer vídeos. Mi madre agradeció el cambio, o por lo menos eso interpreté cuando me di cuenta de que las fotos no me las hacía tirar por la ventana.
Espero que esta información le haya servido de utilidad.
Un saludo,
Dani

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...