23/9/12

En el momento justo

   
   
El pasado 24 de agosto estuve entretenido con varios ejemplares de papamoscas cerrojillo, Ficedula hypoleuca. Estaban de paso por la zona en su camino migratorio hacia el sur. Se posaban  entre la espesura al acecho de pequeños insectos, cambiaban frecuentemente de posición en el árbol y se lanzaban a capturar sus presas en pleno vuelo mediante espectaculares acrobacias. Dejaron que me acercara, cámara en mano, y pude retratarlos a corta distancia. Uno de ellos empezó a bostezar, o eso me pareció. Y de repente algo apareció en su pico: una egagrópila. ¡Clic! No es una foto especialmente bonita, pero tiene su interés ornitológico. Las egagrópilas son pequeñas bolitas que regurgitan algunas aves y que contienen las partes indigeribles de sus presas. A partir de ellas, se puede estudiar su dieta.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...