5/7/12

¡Libres!

  


Han estado más de un mes con nosotros. Durante ese tiempo los pequeños verderones han aprendido a comer solos y a darse unos vuelos por la cocina. También han convivido con un gorrioncillo desvalido al que dieron caza mis alumnos. Tenía previsto liberarlos en los jardines del colegio una vez acabadas las clases, pero cuando no hay alumnos… hay gatos. Así que hemos encontrado una solución alternativa: el jardín de mis cuñados de Paternain. Allí llevamos la jaula y la dejamos abierta. También dejamos un comedero con alpiste y un bebedero para que tengan a dónde acudir hasta que se sepan buscar las castañas en su nuevo hogar.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...