1/4/12

Diamante mandarín

   

Esta pasada Navidad murió la hembra de la pareja de diamantes mandarines, Taeniopygia guttata, que teníamos en casa. Nos los regalaron hará unos cinco años y, aunque se llevaban bien, no llegaron nunca a criar. A mediados de enero le compramos una esposa nueva al viudo y ahora la cosa ha cambiado. Tras una primera puesta fallida, en la que no sacaron adelante los dos polluelos que nacieron, realizaron una segunda: cuatro huevos, de los cuales nacieron tres pajarillos que ya están revoloteando por la jaula.
Los diamantes proceden de Australia. El macho es muy llamativo, como podéis ver en la foto, y la hembra es más parecida a los pollos, salvo que el pico es de color naranja. Normalmente suenan como una especie de trompetilla: “pep-pep”, pero estos días, cuando los pequeñajos reclaman su comida, la casa parece un mercadillo.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...