19/3/12

Vivir bajo tierra



Hace unos dos años en Erain hubo que cortar un enorme y viejo álamo para poder construir el nuevo edificio de primaria. Desde entonces, la pareja de cárabos, Strix aluco, que solía criar en el hueco del tronco no ha vuelto a aparecer por aquí. Y lo contrario ha ocurrido con la comida favorita de los cárabos: micromamíferos de diversas especies han colonizado los jardines. Las praderas de césped están plagadas de montículos de tierra, señal inequívoca del trabajo subterráneo de ciertos invasores. Los topos, Talpa europaea, hacen un agujero con la entrada vertical, y las ratas toperas, Arvicola terrestris,  los hacen más inclinados. Aquí tenemos ratas toperas en abundancia. Antes de que el personal de jardinería tome medidas más drásticas he elaborado un plan para acabar con la plaga, recuperar el aspecto habitual de nuestros jardines y, de paso, hacer otro de mis mini-documentales. Por un lado vamos a colocar cajas-nido para cárabos y lechuzas, a ver si vuelven. Y por otro, he capturado ya un par de ratas para estudiar y grabar su vida subterránea. Alumnos y profesores están entusiasmados con el proyecto. Os muestro un par de fotos del escenario que tengo montado en el laboratorio para grabar la vida de la rata topera bajo tierra. Siempre es mejor esto que hacer una zanja en el jardín.    

1 comentario:

  1. Buen aprovechamiento de los recursos naturales, je je un abrazo...me ha encantado la pecera...Dani dónde está la flora y la fauna? ja ja ja Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...